In CONVOCATORIAS

En la mayoría de actividades económicas que se desarrollan en nuestras sociedades, las mujeres se ven afectadas de forma particular por su condición de género, muchas veces por las dobles jornadas que implica la inserción en la vida laboral formal o por la desigualdad de salarios o las distintas formas de violencia que se viven en los ambientes laborales. El ámbito de las Industrias Extractivas (IIEE) no es la excepción.

Como parte del plan de fortalecimiento de capacidades del FASOC, se incluyó un espacio de formación sobre el tema que aborda este apartado: Los derechos de las mujeres en el marco de las IIEE.

En el taller realizado sobre este tema participaron organizaciones socias de FASOC en ejes temáticos de cuido de los recursos naturales frente al cambio climático, y derechos colectivos de los pueblos indígenas, con una amplia participación de lideresas de estas organizaciones, quienes conocieron experiencias de otros países latinoamericanos donde existen proyectos extractivistas.

Según el libro, Extractivismo en América Latina. Impacto en la vida de las Mujeres y propuestas de defensa del territorio, “Las actividades extractivas generan una desarticulación de las economías locales y la ruptura de “formas previas de reproducción social de la vida, que quedan reorientadas en función de la presencia central de las empresas. Este proceso instala en las comunidades una economía productiva altamente masculinizada, acentuando la división sexual del trabajo” (Gartor, 2014), lo cual genera una infravaloración del trabajo de cuidado realizado históricamente por las mujeres. La privatización del agua y demás bienes comunes -ya sea por la limitación del acceso o por la contaminación de las fuentes disponibles-, genera una sobrecarga en el trabajo realizado por las mujeres (por ejemplo, deben recorrer mayores trayectos para acceder al agua) y las expone al deterioro de su salud. Adicionalmente, las mujeres deben cuidar de las personas que se enferman a causa de la contaminación ambiental, sin recibir retribución alguna y sin liberarse de las demás cargas de trabajo habituales.”

En ese ámbito profundizaron investigadoras como Teresa Pérez, quien indagó sobre los efectos de la minería en Rancho Grande, y las formas de resistencia frente a proyectos extractivistas. En su investigación ella encontró también estas afectaciones a la vida de las mujeres como una realidad, puesto que la economía local se ve afectada, las mujeres se ven reforzadas en los roles de cuidado, proliferan los negocios como cantinas para que los hombres gasten el dinero, y el aumento de la violencia hacia las mujeres se convierten en una amenaza real en estos contextos.

Para conocer más sobre el tema, pueden descargar el libro  Extractivismo en América Latina. Impacto en la vida de las Mujeres y propuestas de defensa del territorio, haciendo click aquí

Recent Posts

Start typing and press Enter to search